Álbum digital de Saal Digital

Navegando por Instagram encontré una promoción mediante la cual Saal Digital te ofrecía un descuento de 30 € en la compra de sus álbumes digitales a cambio de escribir una valoración sobre su producto. Hace tiempo que quiero hacer un álbum por cada uno de los viajes que hemos realizado en los últimos años y precisamente hace un mes había realizado el primero de ellos, así que me apunté sin dudarlo para hacer un segundo álbum.

Debo decir aquí que mi primera experiencia con un álbum digital fue con otro fabricante, que no mencionaré, pero es el único punto de comparación que tengo para realizar esta valoración de Saal Digital. Algunos errores que cometí en el primero los corregí en este segundo, aunque también hubo algún pequeño fallo por mi parte.

Para la realización del álbum, Saal Digital te ofrece tanto una aplicación de edición online en su página web como un programa que puedes descargar para Windows o MacOS. También, entrando en la zona del profesional puedes subir los PDF de las páginas y portada del álbum, para lo cual facilita las plantillas para varios programas de autoedición: Adobe InDesign, Adobe Photoshop y QuarkXPress. Yo opté por realizarlo en Adobe InDesign por su versatilidad aunque la aplicación de edición online que ofrecen tiene buena pinta y seguro que es más que suficiente para cubrir un amplio porcentaje de diseños y disposiciones de páginas.

Una vez realizado el álbum a partir de sus plantillas con Adobe Indesign, subes los ficheros resultantes (uno para la portada/lomo/contraportada y otro para los pliegos que compondrán las páginas del álbum) y en una semana tienes el álbum en casa. Aquí debo reseñar un error tonto que cometí para que no os pase a vosotros. Inicialmente mi álbum iba a tener unas 30 páginas (pliegos), para lo cual descargué la pertinente plantilla de Indesign con 30 páginas y la plantilla de portada/contraportada, también para 30 páginas. Finalmente el álbum se fue a 46 páginas y simplemente fui añadiendo más páginas a la plantilla de 30 que había descargado – ningún problema aquí- pero no reparé en que debía bajar la plantilla de portada/contraportada de 46 páginas pues, lógicamente, el ancho del lomo se ve afectado al tener más páginas. En consecuencia el lomo ha quedado algo descuadrado de su posición, montándose algo en la contraportada y, a su vez, la portada se ha montado algo en el lomo. Es el único punto negativo que le encuentro al álbum y, aunque soy consciente de que la culpa es solo mía, sí hubiera sido de agradecer un aviso por parte de Saal antes de imprimir al ver que no cuadraba el diseño de la portada, pues hubiera sido muy fácil y rápido de solucionar.

Una cosa más a tener en cuenta es que el álbum no tiene guardas ni la opción de incluirlas, comenzando el primer pliego directamente en la cara interior de la portada y acabando el último en la de la contraportada. Personalmente no me gusta pues le da un acabado menos profesional al álbum. Una alternativa es diseñar las guardas tú mismo, incluyendo un par de pliegos más que hagan las veces de guarda, a precio de página impresa, eso sí. Obviando el precio, y aunque que el pliego haga de guarda tampoco es lo ideal, pues estas deberían ser de otro material como papel o cartulina, opté por añadirlas a mi álbum. Una vez recibido considero que quizá no hubiera sido necesario, pues en el caso de los libros de Saal Digital las páginas son bastante rígidas, no son tan flexibles como un libro al uso y, por tanto, la inclusión de guardas tampoco es muy necesaria.

Yo opté por un álbum digital con cubierta dura 21×28 y páginas en brillo. Por 18 euros más se pueden elegir distintos acabados para las tapas (símil piel, madera o metal) y por 20 euros con caja regalo. Tras la subida y confirmación te envían un enlace que te informa del proceso de producción y envío, con código de seguimiento una vez se ha realizado. El envío llegó puntual en el plazo aproximado de una semana y en perfecto estado.

El acabado del álbum es espectacular, ha cubierto con creces mis expectativas, la impresión de las fotografías es muy buena, respetando sus colores originales. El acabado lay-flat con apertura 180º permite ver todas las páginas completas sin curvaturas molestas, desde la primera a la última, y queda impresionante cuando se trata de fotos a doble página. Es, sin duda, el punto más fuerte del álbum de Saal Digital.

Puntos a favor

Puntos en contra